Me han quitado a mi hijo

Soy un padre español de un niño de 7 años que me acaban de quitar definitivamente. NECESITO AYUDA

Mi hijo lleva en Francia desde los 2 años y medio. Su madre, francesa y residente en España desde el  año 2000, se lo llevó a Francia en el 2012 aprovechando un acuerdo temporal que incumplió para quedarse allí y separar a mi hijo de su padre. Desde entonces, llevo pasado un calvario legal para defender los derechos de mi hijo y recuperarlo. En la actualidad, acabo de tener una sentencia de Francia  donde me quitan el régimen de visitas que tenía de un tribunal Español y sólo podré ver a mi hijo 2 ó 3 horas de un día al mes encerrado en un centro tutelado francés.

Resumido de esta manera se puede pensar que algo ha debido de pasar o ha tenido que hacer el padre para que esto suceda, pero nada más lejos de la realizad, se trata de todo lo contrario. La madre ha urdido una trama de testimonios y hechos falsos que, para agravar más la situación en perjuicio de mi hijo, la jueza francesa encargada del caso dictó sentencia provisional el pasado 30 de mayo sin haberse molestado en investigar nada y se ha limitado a suspender provisionalmente el régimen de visitas que en la actualidad tenía.

A fecha de hoy, 11 de junio del 2017, llevo 221 días sin tener contacto directo con mi hijo y el contacto por teléfono o vídeo llamada es nulo desde el inicio de este año debido a la mala influencia de la madre. Es inaceptable que esto pueda pasar cuando no hay ninguna circunstancia que lo justifique. La actitud de la madre, que lleva además incumpliendo una sentencia española desde el 1 de junio del 2016, pero sobre todo la de los jueces, que son incapaces de defender los derechos de un menor e impartir justicia estudiando cada caso, es inaceptable e insultante, y el motivo por el que me veo obligado a tomar estas medidas excepcionales de dar luz pública a este caso para defender, ante todo, los derechos de mi hijo.

No soy ningún delincuente y nunca he hecho nada para que esto suceda. Nadie ha velado por los derechos que tengo como persona y padre de un niño maravilloso al que quiero y adoro, y puedo decir con total rotundidad que son los mismos sentimientos que mi hijo siente por su padre. Por este motivo, no es sólo la vulneración de mis derechos lo que me hace alzar la voz para hacerme oír por tan nefasto trabajo de jueces, fiscales, abogados y psicólogos, es la continua vulneración de los derechos de mi hijo y el privarle en su totalidad del contacto con su padre lo que me hace tomar medidas excepcionales y perder parte de nuestro anonimato para denunciar esta injuria insultante.

A partir de ahora, voy a contar abiertamente lo ocurrido a través de cualquier medio público que crea pueda ser bueno para defender mi honor y mis derechos como padre, pero sobre todo y principalmente, para defender los derechos y la salud, física y emocional, de mi hijo. A partir de ahora voy a llevar mi voz lo más lejos posible para contar la injusticia por la que está pasando mi hijo y yo mismo debido a la mala fe de algunos seres humanos y a la poca o nula profesionalidad y el mal hacer de algunos profesionales que han intervenido en el caso que relato.

Mi indignación por tal cúmulo de despropósitos, mala suerte e injustas sentencias, han provocado que necesite ayuda públicamente en todos los sentidos y solicite apoyo y opiniones externas porque “sólo no se puede luchar contra el mundo”. Es la sensación que tengo después de 5 años de lucha incesante defendiendo los derechos de mi hijo. Después de tanto tiempo intentando recuperar a mi hijo, las circunstancias en lugar de mejorar han empeorado gravemente. Mi objetivo es retomar inmediatamente la relación con mi hijo que se ha visto truncada por el perjudicial comportamiento de la madre para urgentemente después sacar a mi hijo del deplorable, enfermizo y dañino entorno materno en el que se encuentra y que tanto daño le están haciendo. Están destrozando la infancia de mi hijo.