Sobre mí

Soy un hombre Español que llevo luchando desde el año 2012 en los juzgados españoles y franceses para recuperar a un hijo que considero “me han quitado”.

Después de 12 años de relación, la madre se llevó a nuestro hijo, de dos años y medio, a Francia aprovechando un acuerdo temporal que incumplió al no retornar a España y forzó una situación de conflicto reteniendo a mi hijo en ese país durante más de 7 meses hasta la salida de una sentencia de medidas urgentes totalmente injusta y tardía.

Desde entonces han habido un cúmulo de circunstancias y de sentencias sin sentido que lo único que están haciendo es destrozar la infancia de mi querido hijo además de vulnerar continuamente sus derechos y los míos propios.

Soy una persona normal, decente, honesta y leal. Nunca he querido salir en medios públicos ni perder mi anonimato porque no me gusta ser protagonista en nada, pero sobre todo, lo que he querido que prevalezca ante todo es mantener en el anonimato a mi querido hijo, y por el momento lo voy a seguir manteniendo.

Los hechos ocurridos hasta ahora, pero sobre todo la última sentencia recibida en mayo del 2017 por un juzgado Francés donde provisionalmente se me suspende el régimen de visitas, han provocado en mí una enorme indignación y tristeza por ver cómo me han quitado a mi hijo.

Como cualquier padre digno de serlo, para defender los derechos de mi hijo y para poder protegerlo como cualquier niño se merece, no puedo aguantar más esta inmensa injusticia y quiero pedir ayuda pública gritando ¡BASTA YA!

Nunca voy a renunciar a educar y criar a mi hijo como se merece, siempre defenderé sus derechos y denunciaré públicamente cualquier hecho que vaya en contra de su salud o sus intereses.

Por el momento, lo que pretendo es dar a conocer, explicar y denunciar públicamente mi caso por la gravedad de los últimos hechos acontecidos donde, a mi hijo y a mi, se nos ha privado de todos nuestros derechos sin que haya nada que pueda justificar esta barbaridad que estamos viviendo.

Sigo intentando recuperar a mi hijo para garantizarle una mejor calidad de vida, y ahora además, he de levantar mi voz para decir ¡BASTA YA!, y solicitar ayuda pública porque yo sólo no puedo luchar ante tanta injusticia.

Agradecido por tu atención